miércoles, 23 de marzo de 2016

De barrera a barrera

Donato León, tradición montera.
Donato León, cazador madrileño de escopeta y rehala, aunque se le pudiera ubicar como extremeño de la localidad de Peraleda de San Román, nos responde a una serie de preguntas, en las que nos acerca su experiencia cinegética y su visión de la misma.

TC. ¿Nombre de la rehala?
DL. Rehalas León.

TC. ¿En qué año se inició la rehala?
DL. En el año 1977.       
 
TC. ¿Sigue en la actualidad?
DL. No, en el año 2010.

TC. ¿Por qué la quitaste?
DL. Era insostenible, me costaba dinero, no podía permitirme pagar un empleado para poder asistir como se debe a los perros.

TC. ¿Recuerdas un lance con tu rehala de esos que no se olvida?
DL. Sí, cazando en La Solana los perros agarraron un jabalí fuera de mancha, buena paliza para el remate.

TC. Cambiando de tercio, pero siguiendo en la misma línea ¿qué vivencia cinegética te ha satisfecho más en el plano personal?
DL. La amistad, cuando se cazaba a la antigua usanza entre amigos.

TC. ¿Qué lance a escopeta te ha marcado más?
Desayuno y sorteo de la sociedad de cazadores San Román
DL. Un rececho a corzo, con mi yerno Carlos, fuimos por intuición detrás de él, estuvo entretenido y laborioso. Al final lo fallamos.

TC. Si te lo cuentan y no lo ves, no lo crees.
DL. En los años setenta, en un gancho, salió un perro pequeño “colorao”, le tiraron, además en aquella época se podía tirar con postas, le pasaron por delante y detrás, con la suerte de no tocarle ni un pelo.

TC. En la actualidad ¿qué modalidad o modalidades cinegéticas practicas?
DL. Montería, rececho y gancho.

TC. ¿Cuándo has sentido eso de qué hago yo aquí?
DL. En una montería, cercón, de bastante nivel, me sentí  un mero operario.


TC. ¿Qué futuro crees que le depara a la caza?
DL. Por mucho que algunos quieran, la práctica de la caza no se puede terminar. En determinadas Comunidades el censo de jabalí sigue subiendo, tendrían que contratar cazadores profesionales. 

lunes, 21 de marzo de 2016

Plato

Perdiz estofada con boletus

Francisco Martínez, chef del Grupo Oter, nos deleita con su receta cinegética del mes de marzo.


Ingredientes para cuatro personas:

- 4 perdices limpias 
- boletus al gusto
- 2 zanahorias
- 1 puerro
- 1 cebolla
- tomillo
- laurel
- aceite
- nueces
- sal
- pimienta
- vino blanco
- caldo de ave

Preparación:

- Marcamos las perdices en una cacerola hasta dorar.
- Agregamos todas las verduras y dejamos que pochen.
- Ponemos el vino y reducimos, para después agregar el caldo de ave.
- Dejamos cocer sobre una hora asegurándonos que estén tiernas.
- Retiramos y pasamos la salsa por el pasapuré.
- Agregamos la salsa y dejamos que repose.
- Los boletus los cortamos en dados y salteamos para guarnición.



jueves, 17 de marzo de 2016

Graba TC

Sección de vídeos cinegéticos proporcionados por seguidores de la web.
Envía tus vídeos a territoriocinegetico@gmail.com


Dani de Bassmadrid practicando captura y suelta con un bass de 2,810 kg

Héctor, visitado por una jabalina y sus crías, en una montería extremeña.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Sala de trofeos

Envía tus fotos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com

Maravilloso día de Héctor en la montería de La Sartenilla
Abraham de Bassmadrid, practicando captura y suelta


Rehalas Caracoles de Serrejón, y Panadero de Belvís, en una montería celebrada en Higuera de Albalat

Corzo abatido por Isaac en Higuera de Albalat

Miguel con su venado en Romangordo

La cuadrilla de La Élite en Chelva

Balta con un bonito navajero en Chelva (Valencia)

Teo de Bassmadrid


Manu e Irene en Sudáfrica

Álvaro en Muñico (Ávila)

lunes, 14 de marzo de 2016

Galería viva

Envía tus archivos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com
Sensacional jabalí (Luis Calvo)
Joven venado entrando al puesto (Luis Calvo)
Rehalas Camadilla de Almaraz y El Corcho de Higuera

Jabalinas en paridera (Luis Calvo)
Jabalinas con cría (Luis Calvo)
Horquillón en montería (Luis Calvo)
Héctor a la menor
Cabra en La Pedriza (Irene.N)

Rehalero en las sierras de Las Villuercas (Luis Calvo)

jueves, 10 de marzo de 2016

60" con Taiga

La empresa cañamerana, Taiga producciones audiovisuales, especialistas de filmaciones cinegéticas en abierto, nos proporciona esta espectacular sección. Un regalo de nivel para territoriocinegetico.com 

miércoles, 9 de marzo de 2016

La picada

Madrid-Fishing 

(Sección de pesca)
Hoy Madrid-Fishing nos expone su actividad cinegética, remontándose a sus comienzos, acercándonos su día a día y relatando todos los pormenores de su empresa. 


Amigos de Madrid-Fishing
Madrid Fishing es una empresa turística dedicada a la venta de actividades y viajes, siempre dentro del mundo de la pesca y de sus aficionados. Estamos ubicados en Madrid y la mayoría de nuestras actividades se desarrollan en los alrededores de esta ciudad. Nos gusta pescar con todas las técnicas y enseñamos a nuestros clientes a disfrutar de la pesca y siempre en el más estricto respeto al entorno y a los protagonistas de nuestra afición: los peces. Por lo que siempre usamos anzuelos desprovistos de arpón y devolvemos al agua todas las capturas sin causarles daño alguno. No somos pescadores de peces, solo pescamos sensaciones, las buenas sensaciones.

Muchos de nuestros contenidos en redes sociales y en la propia web están orientados a la defensa de los ríos, de los mares y de los seres vivos que los habitan.

Nuestras actividades están dirigidas tanto a pescadores nobeles como a expertos.

Nuestro día a día, aparte de impartir las actividades programadas con antelación, es recorrer todos los destinos que ofrecemos, para informar a nuestros clientes de la situación de la pesca en ellos, con la máxima actualidad y que de esta manera puedan decidir que especie quieren pescar y con que técnica.

Pescando truchas en la sierra de Madrid
La idea de negocio, siempre estuvo en el subconsciente del fundador y propietario de Madrid Fishing, Angel Delgado, que envidiaba la vida de los guías de pesca americanos, con ese espíritu salvaje y algo bohemio que todos los pescadores llevamos dentro. Aunque comprendiendo en todo momento la imposibilidad de que llegara a convertirse en una forma de vida, como así ha sido hasta ahora.

Nuestra empresa comienza su actividad en 1.999 y desde entonces viene perfeccionado y ampliando la oferta de actividades y viajes. Con anterioridad a esta fecha, su propietario era tan solo un ferviente aficionado, al que cualquier forma de pesca le atraía y al que los amigos recurrían para aprender a pescar o para que enseñase a pescar a sus hijos.

Los comienzos están íntimamente ligados a un suceso: el encargo por parte de una editorial, de la redacción, para su posterior publicación de dos libros de pesca con mosca.
Por un lado, esto supuso para Angel Delgado un gran esfuerzo personal en cuanto a verificación de tácticas y técnicas de pesca de distintas especies, que le permitieran plasmar en sus obras las experiencias obtenidas.

Por otro lado, la promoción de estos libros en medios de comunicación especializados fue el trampolín para darse a conocer y desarrollar Madrid Fishing hasta llegar a convertirse en lo que es ahora.

Familia Madrid-Fishing
La aparición de los medios digitales y de las redes sociales también es un hito en el desarrollo de Madrid Fishing. Con la irrupción en la vida cotidiana de estas nuevas herramientas de promoción, hemos conseguido tener 5.000 visitas al mes (a día de hoy) en la web, desarrollando un formato 2.0 con contenidos cambiantes y nuevas secciones en continuo desarrollo. La calidad de los contenidos tantos en redes sociales como en la web es  primordial para mantener un crecimiento sostenido de visitas y es en esa dirección es en la que se están invirtiendo más recursos.

Así mismo, la sección de viajes, de nueva creación, es el otro gran reto a corto plazo y las perspectivas son inmejorables, con viajes adaptados a todos los poderes adquisitivos.

En definitiva, Madrid Fishing, es como un hijo para su propietario. Un hijo que nunca ha acabado de crecer y que, dios mediante, nunca dejará de hacerlo.



                                                Madrid-Fishing para 

www.territoriocinegetico.com





lunes, 7 de marzo de 2016

Coto abierto

Problemática de la fauna silvestre con actividades humanas.

Hoy Fabián Bejarano, ingeniero de montes de la empresa Gesytec Ingenieros, nos expone datos estadísticos y legislación, acerca del impacto de la fauna silvestre en la salud pública, los daños directos en la agricultura y ganadería, y los accidentes de tráfico.

Los cambios registrados en las actividades humanas (expansión e intensificación de actividades) y en el medio ambiente (protección legal y en las dinámicas de poblaciones de especies animales) están provocando la agudización de algunos escenarios de interacciones de estas especies con la acción humana.

Es un tema muy amplio y de gran calado por la gran diversidad de acciones humanas que influyen en el medio y por tanto, que chocan en distinto grado con la fauna silvestre. De las interacciones destaca el impacto en la salud pública, donde los animales, y muy particularmente la fauna silvestre, se consideran la fuente de más del 70% de todas las enfermedades emergentes.

Macho montés con sarna
Dada la relevancia en este tema y a las numerosas emergencias sanitarias veterinarias que ha causado la fauna silvestre se ha creado un marco legislativo y un manual práctico de operaciones en el control de la enfermedades de la fauna silvestre de manera que permita tener establecidos los protocolos de organización y actuación de forma previa a la aparición de alguna de estas epizootias (por ejemplo la tuberculosis bovina en el jabalí).

Otro tema en el que haremos una breve reseña es en la multitud de daños directos sufridos en la agricultura y ganadería. No hay estimación de las pérdidas en producción en estos sectores, pero es de todos bien conocido la gran cantidad de daños que ocasiona la fauna silvestre en el sector primario por la gran interrelación que guarda con el medio natural.

Desastre en la cosecha de maíz
A la hora de plantear soluciones a estas interacciones hay que tener en cuenta la normativa de protección de los animales silvestres, en particular, el artículo 54 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que les confiere un régimen de protección general, por el que está prohibido darles muerte, capturarlos, perseguirlos o molestarlos. No obstante, el artículo 58 de la citada Ley 42/2007, establece las condiciones en virtud de las cuales puede exceptuarse el régimen de protección contemplado en el artículo 54. Las autorizaciones excepcionales pueden concederse únicamente si se demuestra que no existen otras soluciones satisfactorias a la alteración del régimen de protección de las especies, y sin que ello suponga perjudicar el mantenimiento en un estado de conservación favorable de las poblaciones de que se trate.

Por último se hará una mención a los accidentes de tráfico. Según el Consejo Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, cada año se producen entre 15.000 y 20.000 accidentes por "irrupciones o atropellos de fauna silvestre en las vías de circulación". En un 61,7% de estos siniestros hay implicados animales de caza, en un 37,7% son protagonistas los animales domésticos y el restante 0,6% son provocados por aves.
Accidente

Hasta el 9 de mayo de 2014, la responsabilidad de este tipo de siniestros solía recaer en los propietarios de los cotos adyacentes o en la administración responsable de la vía si no se encontraba en condiciones o señalizada correctamente. Desde esa fecha, con la entrada en vigor de la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, la responsabilidad recae habitualmente del lado del conductor.

Sin embargo, existen dos excepciones recogidas en la ley para poder eludir de esa responsabilidad al conductor:

  1. Que el atropello del animal sea como consecuencia directa de "una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes". En este supuesto, el responsable será el titular del aprovechamiento cinegético o el propietario del terreno.
  2. Que el accidente se haya producido "como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentabilidad por colisión de vehículos con los mismos". En este caso, la responsabilidad sería del titular de la vía.

Dejando a un lado la responsabilidad del accidente hay que destacar el afán o la búsqueda para encontrar un método para disminuir el número de accidentes. Es muy difícil erradicar esta lacra, pero desde luego que la correcta aplicación de medidas correctoras en las infraestructuras reduciría su impacto. Ante la imposibilidad de aplicar estas medidas en las redes secundarias (donde se produce la mayor parte de accidentes) se buscan métodos que eviten el paso de los animales, como es la señalización de los márgenes de la carretera con de orina de lobo.

Esta original acción, sin saber su resultado, deja una clara evidencia: la necesidad de establecer una buena planificación de la actividad humana y su impacto en el medio para mejorar la convivencia entre el hombre y la fauna silvestre. 



Fabián Bejarano para www.territoriocinegetico.com

jueves, 3 de marzo de 2016

Al toque de la caracola

Lo que entra muerto, vivo se va.

(El relato del mes)


Febrero de 2016, mi amigo Alfonso y un servidor nos disponemos a viajar con destino a Orea, un pequeño municipio de la provincia de Guadalajara. Enclavado en el parque natural Alto Tajo y con mil quinientos metros de altitud en el punto de menor elevación, la mañana además de lluviosa se antoja más que gélida. Las cerca de tres horas de viaje que separan Madrid de este pueblo, dan para charlar y anecdotizar sobre el último resultado de la anterior visita montera a Orea. El copiloto, un servidor, recuerda el lance errado por Alfonso el pasado mes de noviembre, una pepa a la que su osadía y descaro le pudo costar la vida, pero que inexplicablemente las detonaciones no hicieron otra cosa que producir una severa aceleración en el paso de la ungulada. Fue un lance claro, previsible, con ventaja para el cazador, hoy conductor. Aunque fuere una mera cierva, cuando se realiza un trayecto largo, pasas frío, no hay mucha caza, por lo que las oportunidades de éxito son remotas, el errar un lance tan fácil, suele dejar un regusto  tan amargo como si de un sorbo de café cubano no edulcorado se tratase. Pasado ya tres meses, todavía perdura en el recuerdo.

-Aquí lo tengo  -señala con dedo índice su cabeza.

La montería de hoy, es de las que según los autóctonos oreanos, suele obtener buenos resultados. Un año atrás, la abundante nieve imposibilitó el correcto desarrollo de la jornada, por lo que la lluvia que hoy se espera, no debe ser impedimento para que el día transcurra por unos parámetros normales, teniendo en cuenta que montero que no se moja…

Con ganas de llenar el estómago con un desayuno cargado de las calorías necesarias para afrontar el día, nos dirigimos a la junta en el Hotel Alto Tajo. Según nos comentan, los establecimientos del pueblo rotan en cada evento montero, de este modo la incidencia económica se reparte, todo el mundo tiene derecho a comer, nunca mejor dicho. Un par de huevos fritos con lomo y a sortear, si bien es cierto que la premura no es seña de identidad en esta sociedad, para qué correr.

Con el número dos de la armada de Las Pedreras entre nuestras manos, empezamos a desfilar, o por lo menos a intentar hacerlo. El clásico lío de salida, arrecio de la lluvia, olvidos, recordatorios y encargos de última hora, y marcha al monte.

Mientras vamos de camino, le pregunto a Alfonso cómo están ordenados los puestos, por si el dos pudiera ser el penúltimo de los once que lleva la armada. En efecto, así es, toca caminata, aunque poco después de cargar con los bártulos y enfilar hacia nuestra postura, observamos que el once, primero en ponerse, está libre, y sin saber cómo es el nuestro, éste tiene muy buena pinta, además de evitar un paseo nada aconsejable para un infartado. Le pregunta al postor, Federico, por su parecer y después de varias divagaciones y conjeturas, se decide por acampar en él.

Entre idas y venidas de la fina, pero copiosa lluvia, y con un tiradero nada desdeñable, avistamos a nuestra izquierda un grupo de unas quince ciervas. Alfonso se encara y desencara repetidamente el Browning fn 300, un veo y no veo, mientras las reses siguen escurriéndose por la costana sin que el tirador las meta en el visor, es más, sin opción de apretar el gatillo. Otra oportunidad desechada.
Al rato, por mi derecha, nos visita un bareto, que no hace más que acrecentar nuestro deseo de lance. Poco después, advirtiéndonos en la solana de un tapado joven venado, que hace que nos pensemos muy mucho si abrir fuego, decidimos tirarle sin tocarle un pelo, cual  sorpresa es que sincrónicamente por los pasos del bareto deambulan otras tres hembras,  que tras cuatro disparos, dando tiempo a recargar, ponen su vida a salvo. Orea no nos trae suerte.
Alfonso me pasa el rifle, aunque reticente accedo a ello, él, detrás de esa prominente y embaucadora voz siempre pronuncia un “haz caso a los mayores”.
.Recorrido de la jabalina.
La jornada está siendo entretenida, si bien el desapacible día enturbia aún más el ojo errático. Entre secar y secar el visor, una guarra de unos setenta kilos se contonea al trote cochinero por la mitad de la vega. El aire le tenemos a favor, predisponiéndome a ejecutar el disparo siguiendo “la carrera” de la marrana. Sin más dilación fallo en el primero, cae el trípode, marro el segundo, e impacto con el tercero, haciendo un extraño la jabalina posiblemente en el jamón derecho trasero. La mirada de Alfonso es más fulminante que las meras balas. Debo confesar que no me explico el fracaso, porque fracaso es visionar un bicho rodar y no terminar de verlo. Me siento en la silla durante unos quince minutos, y por más que me intento explicar el porqué, no llego a ninguna justificación convincente que haga soliviantar mi pesar, no la hay, pocas veces un animal tan raudo y astuto se descubre tanto.

Concluida la montería vamos al tiro, no observando sangre alguna, aun sabiendo que hay pinchazo. El agua caída sumada a que la zona del enganche no debe ser vital, evita tener más pruebas que nos hagan llegar a su posible paradero.

La jabalina en la junta.
Con toda pena y ninguna gloria, cogemos aposento en el restaurante, por cierto, ¡qué garbanzos más ricos! Nos acercamos a la junta de carnes, donde lucían un par de buenos guarros, un venado más que aceptable y otros cinco o seis bonitos. Curiosamente, apreciamos una jabalina de similar tamaño a la “nuestra”, y con un tiro en el jamón trasero derecho más que sospechoso. No era día para debates.

Al arrancar el viaje de vuelta, Alfonso exclama:

-Lo que entra muerto, vivo se va .

No hay más palabras.




miércoles, 2 de marzo de 2016

Carta de la web

Nace territoriocinegetico.com

(Introducción del mes)

Si te gusta la caza, pesca y/o naturaleza territoriocinegetico.com es tu web.

La web nace con la finalidad de acometer los entresijos, curiosidades y vivencias de un mundo repleto de sensaciones. El respeto y gusto por los temas tratados, es la seña de identidad con la que este portal se guía, de lo contrario, entendemos que hacemos un flaco favor al conjunto de nuestra actividad.

territoriocinegetico.com se postula como una web cercana, amena y familiar, en la que tod@s podamos vernos reflejados, ya que cada uno de nosotros tenemos decenas de anécdotas, lances y vivencias que contar. Se pretende llegar, pero para llegar al mundo cinegético no vale todo, es inexcusable tener una conducta apropiada, sin obviar la condición humana, errática por antonomasia.

Mensualmente, el blog de la web será actualizado, en él se dispondrán diferentes secciones tipificadas, la sensibilidad por el relato, crónica, video y fotografía, tendrán la máxima importancia.

Dicho lo dicho, territoriocinegetico.com os invita a disfrutar de este proyecto, siendo los mayores y mejores activos para la web, así como la conservación de nuestra pasión.