jueves, 26 de enero de 2017

De barrera a barrera

Manuel Picón.
Hoy entrevistamos a Manuel Picón, cantaor que tiene muy presente sus tradiciones. Amante de la caza, y todo un ejemplo de como el mundo cinegético sigue latente en la actualidad. Perseverancia, talento y amor a la naturaleza, sus señas de identidad.

TC. ¿Quién es Manuel Picón?

MP. Manuel Picón es una persona trabajadora, luchadora, tranquila, apasionada, amigo de sus amigos, cazador, y sobre todo amante de la naturaleza.


TC. ¿De dónde te viene la pasión por la caza?

MP Desde muy temprana edad. Recuerdo como iba a cazar con mi padre por la ribera de mi pueblo, Calañas, era un disfrute ver como esos perros jipaban, corrían detrás de los conejos, y mi padre, Manuel Picón Moriano, me los acusaba, "ahí va Manolo", eran tan bonito esos días de cacería, que se me han quedado grabados para siempre.


TC. En el año 2014, tu carrera profesional da un giro de 360º, ¿a qué es debido?

MP. Cierto, de componer canciones de amor y desamor, me inspiro en componer canciones de amor al campo, la caza, los animales, a la caza menor y sobre todo a la caza mayor, a la mujer cazadora, en definitiva, a todo lo relacionado con el mundo cinegético y nuestra naturaleza.


TC. Actualmente estás en la grabación de tu nuevo disco, cuéntanos de él.

MC. Estamos inmersos en el tercer disco cinegético, dando un gran salto tanto musical como comercial, sonidos más modernos, con un directo más potente. Estamos muy contentos con el trabajo realizado. Os adelanto el single "Sangre de mi sangre", cuenta como una mujer embarazada, y su hijo todavía dentro de su vientre, escucha ya las caracolas, perdices, y demás sonidos de la naturaleza. Un sentimiento que sólo los cazadores sabemos apreciar.


TC. Tanto el flamenco como la caza son tradición en España, ¿cuál es tu visión personal del estado actual de las dos?

MP.  Como bien dices el flamenco y la caza son tradiciones de España, pero es algo más que la mera tradición, es una forma de vida, una pasión que algunos cuantos de miles o millones llevamos dentro, lo cual no se nos puede quitar. Es parte de nuestras vidas, y como siempre digo en mis comentarios en redes sociales, "la caza no se toca".


TC. ¿Qué tipo de actividad cinegética practicas?

MP. Practico la caza menor, la paloma torcaz, la perdiz con reclamo, pero la modalidad que más me gusta es la mayor, en particular la montería, que desde temprana hora se siente con las rehalas en el remolques, y en la cara de los cazadores se denota ese nerviosismo por llegar al puesto, esos paisajes, esa jara que se parte. Toda una pasión.


TC. ¿Nos podrías comentar ese lance que más te haya marcado?

MP. Sí, yo cazo con escopeta, peculiaridad en los tiempo que corren, pero soy feliz con ella. Resulta que iba a ponerme en el puesto, y el presidente de la Sociedad de Cazadores de Calañas, que suele ir con rifle, ese día decidió ir con escopeta. Tal novedad  hizo que se le olvidasen las balas, y como yo soy el único que cazo con escopeta, me pidió que le dejase alguna. Llevaba 14, y le dejé la mitad. Al  par de horas de estar en el puesto, se me presentó un venado de 11 puntas, quedándome con él de un tiro. Más tarde me entraron cinco cochinos, abatiendo tres de ellos, sólo teniendo ya dos balas en la canana. Ese día no se me olvidará jamás, un venado y tres cochinos, de siete balas, me sobraron dos.


TC. ¿Cuál crees que es el mayor valor que tiene la caza?

MP. Para mi el mayor valor que tiene la caza es la convivencia entre cazadores y amigos, el respeto y amor hacia los animales, tirar o no tirar es indiferente, pero ese amanecer y atardecer que nos brinda el campo no se compra con nada.


TC. Si pudiéramos escucharte te pediríamos que te cantases algo, ¿nos lo puedes decir con palabras?

MP. Si a un padre le dices a que hijo quieres más, lo tiene difícil. Para un autor y sus canciones lo mismo, pero aprovechando esta oportunidad que me brindáis, os escribo el estribillo del nuevo single "Sangre de mi sangre".


SANGRE DE MI SANGRE
DENTRO DE MI MADRE
MI CORAZÓN LATÍA
CAZADORES DE SANGRE
SANGRE DE MI SANGRE
DENTRO DE MI MADRE
ESCUCHANDO LOS LADRÍOS
LAS CARACOLAS Y PERDICES.






miércoles, 25 de enero de 2017

Plato


Arroz con bogavante

Francisco Martínez, chef del Grupo Oter, nos deleita con su receta cinegética del mes de enero.

Ingredientes para dos personas: 

- 180g de arroz
- 1 bogavante
- fumé de pescado
- 2 dientes de ajo
- 1 cebolla pequeña
- pimiento verde al gusto
- azafrán
- sal
- aceite                                                         
- colorante
- 120g de gambas
- 120 g de rape
- chirlas
- tomate frito





Preparación:

- Preparamos sofrito con la verdura
- Agregamos pescado
- Agregamos arroz
- Tomate frito
- Añadimos el fumé, dos partes y media por una de arroz
- Azafrán y colorante
- Por último, a media cocción el bogavante

- Cocción total, 20 minutos









lunes, 23 de enero de 2017

Graba TC

Sección de vídeos cinegéticos proporcionados por seguidores de la web.
Envía tus vídeos a territoriocinegetico@gmail.com

Lance de zorro en montería



Cierva en el testero

jueves, 19 de enero de 2017

60" con Taiga

La empresa cañamerana, Taiga producciones audiovisuales, especialistas de filmaciones cinegéticas en abierto, nos proporciona esta espectacular sección. Un regalo de nivel para territoriocinegetico.com 


miércoles, 18 de enero de 2017

Sala de trofeos

Envía tus fotos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com


Buen cochino el de Rocío Bueno


Captura de Ángel Sánchez

De caza con Dani Romero

Sensacional marrano de Sergio Tello

Buen jabalí cobrado por Enric Castillo

Bonito y extraño venado abatido en Orea

A la menor con Andrea López

Venado de Juan Manuel Leal

Enorme jabalí el de Carlos de la Fuente

Zorzales con Sergio Fueyo

martes, 17 de enero de 2017

Galería viva

Envía tus archivos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com


Beatriz nos envía esta maravillosa foto
Foto enviada por Ángel Sánchez


Foto enviada por Rodri

Podencos por Dani Romero

Miguel Ángel Subires, de pesca

De caza con Senderos

Bonito paisaje de Josean Muñoz

Corza, por Luis Cuevas

Foto enviada por RUSI


jueves, 12 de enero de 2017

La picada

Pesca Huelva.

(Sección de pesca)

La web PescaHuelva nos relata cómo viven su pasión, detallando su enclave y haciendo referencias al pasado, presente y futuro de la pesca.

¿Qué es PescaHuelva?

PescaHuelva es una página divulgativa de contenido sobre pesca en la Costa de Huelva. Puedes encontrarnos en nuestra web www.pescahuelva.com, en Facebook y Twitter.


¿Cómo nació PescaHuelva?

Siempre he sido seguidor de diversos blogs y foros de pesca a nivel nacional y echaba en falta la existencia de uno que se centrara en nuestra zona. Considero que Huelva es un paraíso para la pesca con todas las letras y eso había que promocionarlo. Así que en 2012 decidí crear la página web y los perfiles en las redes sociales.

Nunca hubiese imaginado que tuviera tanto éxito, somos una referencia en nuestra costa y cada vez nos siguen más pescadores de otras zonas.


¿Qué labor realizáis en PescaHuelva?

Intentamos aportar al pescador información veraz sobre la especie y el tipo de pesca que se está dando en ese momento. Apoyamos esta información con artículos sobre náutica, navegación, cocina… Todo siempre relacionado con nuestra zona y con nuestra pasión, que es pescar.

También intentamos inculcar valores de respeto a nuestros seguidores, instándolos a realizar una pesca responsable en talla y cantidad de peces.


¿Dónde estáis?

PescaHuelva tiene su ubicación 100% en la red. Nos movemos por las diferentes redes sociales y además tenemos una página web con un foro. 

Estamos en gestiones para poder celebrar nuestra primera jornada de convivencia-concurso y poder conocernos en persona, aunque la mayoría nos conocemos del mundillo de la pesca.

No descartamos que, si tiene apoyo, nos convirtamos en club social.


Para PescaHuelva, ¿cuál es el principal valor que tiene la pesca?

La pesca son sensaciones y convivencia. La pesca tiene una gran tradición en nuestra tierra y la mayoría de nosotros se inició en esto por los padres, algún familiar o amigo. Lo que más me gusta de ella es que es impredecible, lo que hace que el momento de éxito se disfrute inmensamente.


¿Y su futuro?

No nos vamos a engañar, no hay el mismo pescado que hace 10 años. La sobrepesca está esquilmando nuestros caladeros y algunas técnicas usadas por los profesionales en nuestra costa están arrasándola. No podemos predecir nada bueno a no ser que las cosas cambien y la ley de una vez se ponga del lado de la conservación del medio.

Pero mientras tanto intentaremos hacer una buena jornada de pesca, cada vez tarea más difícil. Últimamente se ven más fotos de señuelos que de peces, más fotos de marcas de pesca que de escenas pescando. La pesca y las redes sociales también se han convertido en un negocio que están arrancándole cierto encanto. Debemos volver a lo natural, a las charlas con los amigos, a pescar por pasión y no por tener un patrocinador al que vender.





martes, 10 de enero de 2017

Coto abierto

Blog Monte y Fauna.

Manu Ruiz, "Galgo", nos expone su blog dedicado a la ganadería, agricultura y caza. Un ejemplo de cómo apoyar nuestra tradición desde un prisma personal.

El blog Monte y Fauna, es un espacio dedicado a ganadería, agricultura y la caza. En definitiva un blog para hablar sobre la naturaleza y todas las actividades que se realizan en él de manera sostenible.
Actualmente recibe cientos de visitas diarias, algo impensable para mí el día que me puse frente al ordenador para crearlo, hace ya 5 años.

En aquel 2011, cuando decido crear Monte y Fauna, un deseo rondaba mi mente: Conseguir cambiar la mentalidad y el punto de vista de aunque fuera una persona detractora de la práctica cinegética. Hoy en día ya me puedo dar por satisfecho con ese objetivo conseguido. 

Gracias al blog he podido acercar la caza desde el punto de vista más ecológico que existe y poder hacer ver a muchas personas en que consiste realmente la palabra caza y la palabra cazador.

Es asombroso el desconocimiento sobre la actividad cinegética que existe. Los tópicos han enraizado en las mentes más cerradas, animalistas y “ecologistas", y al igual que la mala hierba que crece en nuestra huerta, cuesta hacerlos desaparecer por completo.

Pero al contrario de lo que muchos piensan, yo soy positivo en cuanto el futuro de la caza. Hoy en día están cogiendo fuerza los productos ecológicos y sin ninguna duda la caza cumple con todos los ingredientes necesarios para ser considerada carne ecológica. 

La caza es una especie de “ganadería”, en la que el animal vive en total libertad hasta el día de su muerte y se alimentan de productos naturales que encuentran en su ecosistema, todo ello con la posibilidad de que el animal pueda burlar a su depredador y salir airoso del lance de caza.

Me gusta hacer ver a través de mis publicaciones que en la caza la muerte no es la protagonista principal, sino que solamente es una parte más de un largo periodo de preparación y contacto con el campo. Estudiar las costumbres de la fauna tanto cinegética como la que no lo es, entrenar y campear a tus perros, cuidar a la fauna en época de sequía y escasez, disfrutar del campo en definitiva siempre que podemos.

Es una manera de volver a nuestros orígenes. Una manera de sentirte que formas parte de la naturaleza. El depredador y la presa. Presa y depredador. Una relación que jamás se podrá separar.
En lo que a un servidor se refiere, la modalidad que practico con más asiduidad es la caza al salto con perro. Concretamente con dos bretones, un macho y una hembra, muy jovencitos. Mis dos compañeros anteriores de fatigas, dos bodegueros, están ya muy mayores, y están disfrutando de sus merecidas vacaciones en la casa del campo. 

También suelo ir a alguna montería o batida anualmente, pero no es la tónica general de mi temporada cinegética. La caza menor al salto, en especial la perdiz, el conejo y la paloma, ocupan el 90% de mis salidas en la época de desveda.



miércoles, 4 de enero de 2017

Al toque de la caracola

Lección de caza.

(El relato del mes)


Muchas son las anécdotas monteras que empiezo a retener en mi retina, muchas, pero la que hoy me atañe es cuanto menos curiosa. No es un lance propio, sino una experiencia ajena, que en muchas ocasiones pasa totalmente desapercibida, movidos por la vorágine diaria y el egoísmo del ser humano.

La caza muestra estas sensaciones, emociones que deberíamos no olvidar, teniéndolas siempre presente para el correcto desarrollo de cualquier actividad, sea o no cinegética. El caso de la caza ésto no sólo lo fomenta, sino que es pieza indispensable dentro de su idiosincrasia, la empatía entre monteros es clave en la tradición y uno de los mayores alegatos que esta pasión nos regala. Podríamos perdernos en un infinito decálogo acerca de qué no simboliza la caza, pero es mucho más efectivo mencionar el qué representa, amor por la naturaleza, respeto y compañerismo.

Daniel Cortés es un montero de nueva hornada, lleva nueve años cazando, tiempo suficiente para saber que significa la caza.
Natural de Madrid y de raíces cacereñas, como tantos, hace de su pueblo, Higuera de Albalat, un modo de vida, aceptando, interpretando y absorbiendo sus costumbres.
En esta villa, de longeva tradición montera, la caza es uno de los pilares más consumados. El repertorio de las conversaciones cambia una vez se acerca el pistoletazo de salida para una inminente temporada montera, las previsiones, anhelos y esperanzas deambulan en el único bar que posee el pueblo. Su televisión emite prácticamente al completo de la jornada documentales de caza. El cosquilleo de una nueva campaña incide entre sus socios locales, que coincidiremos en nuestra aldea practicando lo que desde pequeños hemos vivido.

Llega octubre, y con los últimos bramidos resonando por sus sierras, las expectativas florecen. Cinco monterías tendremos para desconectar con la inercia urbana y conectar con el arraigo rural. Alguna caja de balas que comprar, por si sale ese deseado día tonto y poquito más.

Para Dani, es una temporada clave, está un tanto desencantado, la caza no es el mero resultado, es una mezcolanza de vivencias, el disfrutar de las tertulias, el contactar con una naturaleza virgen, el reunirse con los amigos… pero es necesario sentir el abate, aunque sea muy de vez en cuando. Sus últimos comentarios son de decaimiento, inclusive de abandono. El ir a la junta de carnes y no poder debatir cómo ha sido el lance en primera persona, empieza a hacer estragos en su autoconfianza. En un principio por una posible falta de experiencia, posteriormente por el llamado gafe, para concluir con…

En la primera montería de este año tiró a un venadete, se fue con más vida que de la que traía, la distancia y lo sucio del tiradero, hicieron que Dani sintiera ese “otro día bolo”.

El pasado 21 de noviembre dimos la montería del Frontal, escépticos sorteamos nuestra postura, era una mancha que llevaba tantos años sin montearse como Dani haciéndolo, pero las previsiones eran imprevisibles, “ahí no puede haber mucho, es muy fría, no hay comida". Con éstas nos dirigimos a los collados, traviesas, pistas y cierres. A Dani le había tocado un cierre, los Cuquillos, teóricamente y según los viejos del lugar una buena zona, aunque ya se sabe que en las migas los animales rompen hasta en los centros comerciales.

La mañana era desapacible, fría, airosa, los eucaliptos centenarios parecían venirse encima de uno, el tropel de las ciervas retumbaba en la lúgubre umbría, alguna detonación esporádica y ladras desconcertantes, o mejor dicho desconcierto de ladras. Pasaban los minutos, las horas, las pepas rompían, pero los grandes venados se hacían esperar, de cochinos ni rastro.

A media mañana mando un mensaje a Dani, un simple “¿qué?”, su respuesta un escueto “flojo”. Otro día falto de sensaciones, otra jornada en blanco, otra montería que alimenta la ya tocada autoconfianza. Mi día no estaba siendo mejor, helado y sin ver ni perros, pero la cuestión no era el uno mismo, sino el que Dani terminase con su maleficio y pudiera disfrutar y hacer disfrutar a los amigos, de esa sensación indescriptible y a veces tan añorada.

Cuando no se escucha nada, de nada, de nada, el desánimo te apodera, el reloj no corre y uno busca el permanecer alerta por si el famoso venado de las tres hiciera su aparición. Como si de una película de final feliz se tratase, junto a una apretada ladra asomó un aseado ciervo, oteó el horizonte y a unos ochenta metros fue avistado, de bonita cuerna y prominente cuello. Era la hora de la verdad, el Browning semiautomático calibre 30.06 se erigía responsable del fallo, el binomio ojo-gatillo del acierto. Queriendo afinar con el primer disparo para evitar males mayores, esto no hizo más que hacer agua, encarar rápidamente cargado de adrenalina para no desaprovechar con el segundo, y volver a errar aunque el cérvido hizo un extraño, no quedaba otra que encomendarse al tercero, y este hizo blanco. El ciervo cayó a plomo, la tensión empezó a liberarse, la alegría afloró. Vibró entonces mi móvil, era Dani, “por fin, lo necesitaba, un venado bonito. Necesito mano de obra, jajaja”. Qué alegría, hoy Dani nos iba a deleitar con su lance.

El dispositivo para sacar el venado del monte se empezaba a gestar, era una zona dura, un gran repecho y el día corría. Qué paliza, pero merecía la pena ver la felicidad de un amigo, además nos asegurábamos seguir cazando con él mucho tiempo más y lo más importante, la caza le había dado una nueva lección.

En el pueblo ya se sabía la noticia, algunos amigos fuimos a echar una mano y otros esperaban para dar ese sincero abrazo. Había una persona exultante, era su hijo Saúl, su padre iba a ser protagonista, él iba a ser protagonista.



Manu.V

martes, 3 de enero de 2017

Carta de la web

Montera Navidad.


Nuevo año e inéditos propósitos, algunos intentarán dejar de fumar, otros se empeñarán en bajar esos kilos de más. Nosotros, los monteros, tendremos los nuestros, pero con total seguridad estará en nuestras mentes una reflexión del actual estado de nuestra pasión, porque en Navidad, además de estar con nuestros seres queridos, debemos recapacitar acerca de esta tradición, de cómo demostrarnos, que no demostrar a nadie, que esta práctica traspasa lo meramente legal, y que es la palabra respeto a la tan de moda ecología, la que la hace más firme aún que el puro marco constitucional. Apartar a quien bajo la vitola de cazador no ejerce como tal, uniéndonos como el colectivo más ancestral, y nunca obviando que somos lo que somos, cazadores... y humanos.


Manu.V