martes, 30 de mayo de 2017

De barrera a barrera

 Paco León
Hoy en la sección de nuestro blog "De barrera a barrera", queremos presentaros a Paco León. Con total seguridad personalidad conocida por muchos de vosotros, pero antes de dar paso a esta entrevista, www.territoriocinegetico.com quiere reconocer la calidad personal y profesional de Paco, todo un modelo de cómo afrontar en la actualidad los valores cinegéticos.


TC. Muy buenas Paco, eres muy conocido en el sector por el programa De Montería, pero, ¿quién es Paco León? 

PL. Hola y muchas gracias por invitarme a www.territoriocinegetico.com

Soy un cazador conservacionista que ha dirigido toda su carrera profesional al sector de la caza. Desde que era estudiante ya colaboré en la organización de la feria Venatoria (actual Cinegética), donde di mis primeros pasos e hice mis primeros contactos en el sector. En 2002 África, mi otra gran pasión irrumpió en mi vida y se me abrieron caminos profesionales que conseguí aprovechar, fundando con mis socios Topo Safaris, mi empresa de safaris fotográficos. Además comencé a trabajar en Prohunt Safaris, una importante empresa de caza internacional en la que estuve seis años, tras los cuales definitivamente me establecí por mi cuenta. Desde entonces soy organizador y consultor de viajes de caza y de Naturaleza, especializado en África. 

También, desde hace 9 años presento el programa “De Montería”, en Canal Caza y Pesca. 




TC. ¿De dónde te viene la pasión por la caza? 

PL. Sin duda de mi padre, mi maestro cinegético y la persona que he conocido con mayor afición. Gracias a él crecí en un entorno en el que la caza era parte de nuestra vida. Mi padre perteneció a una generación de cazadores casi pionera, que fueron (hacia finales de los 50 del siglo pasado) los primeros en hablar de caza como herramienta de conservación de la Naturaleza y una parte importante de la ecología. Fue uno de los fundadores del Club de Cazadores Alcyón, la SEO (Sociedad Española de Ornitología, que aunque muchos no lo sepan fue fundada entre otros por cazadores), y del Círculo de Bibliofilia Venatoria. Fue colaborador habitual de numerosas revistas como Quercus, Ardeola, Caza y Pesca, y sobre todo Trofeo, donde escribió cientos de artículos durante casi 30 años. Al final de su vida fue editor de caza del canal Seasons (actual Caza y Pesca) durante sus inicios. Pero independientemente de su “curriculum”, fue un grandísimo cazador, siendo las acuáticas y el rececho de corzo y rebeco sus cacerías preferidas. 

Me emociona muchísimo que actualmente, casi veinte años después de su muerte, se me acerca mucha gente a decirme que cazaron con él o que seguían sus artículos. 

De pequeño me empapé de los libros de la biblioteca cinegética que teníamos en casa y me arrimaba en las reuniones de los mayores para escuchar sus “batallitas” de caza. Como maestro siempre me decía que yo tenía que escuchar y aprender cada vez que le acompañaba desde pequeño. Eran tiempos de enseñanza lenta, de acompañar mucho como morralero antes de tocar un arma. Esas salidas a cazar con él sin duda pertenecen a recuerdos muy felices, ya no solo por crear un vinculo tan especial con tu padre, compartir tantos viajes y momentos, si no de además aprender y comprender qué es la caza, por qué cazamos y cómo hay que cazar. 

Recuerdo la portada de una revista mostrando a un niño cazador, sobre la cual se ha echado encima la opinión pública. ¡Qué lastima de desconocimiento! Imaginaros que nos quisieran borrar esas enseñanzas, esos momentos con un padre, esas salidas al campo y al monte, al mejor aula que un niño puede tener… Supongo que para esas personas es más sano que el niño se quede en casa jugando a la consola matando gente con el “Call of Duty”… 


TC. ¿Qué modalidades cinegéticas practicas? 

PL. Sobre todo caza mayor. Disfruto también con la menor, pero por falta de oportunidades la he practicado mucho menos. 

Dentro de la caza mayor, casi todas las modalidades. Disfruto igualmente de una buena espera a los guarros que de una montería entre amigos, aunque por mi trabajo voy a muchas monterías con la cámara y a muy pocas con el rifle. Pero sobre todo me gusta el rececho y si es de corzos mejor. 

En cuanto a caza internacional sin duda lo que más me atrae es África y los safaris. He tenido el privilegio de cazar en Kenya, Tanzania, Botswana, Zimbabwe, Namibia y Sudáfrica. África es una de mis grandes pasiones y poder cazar allí produce unas sensaciones indescriptibles. 


TC. Girando nuevamente hacia el programa De Montería, cómo, cuándo y por qué surge esta idea. 

PL. La idea del programa surgió en verano de 2007 (¡más de 9 años ya!) entre Juan Delibes (director de canal Caza y Pesca) y José Honorio Gamazo (productor y director del programa durante las primeras 4 temporadas). Buscaban un presentador para un nuevo concepto de programa, una cara nueva y sin experiencia en el mundo de la TV. Se acordaron de mi y de los candidatos que tenían se quedaron conmigo. 

El objetivo de “De Montería” era hacer un nuevo formato de programa de caza, más moderno y actual, más dinámico en ritmo e imagen que los típicos reportajes de caza algo rancios, lentos y con voz en off. Si no me equivoco, ha sido el primer programa de caza, grabado fuera de plató, conducido por un presentador y con una cierta continuidad, por lo que en parte somos pioneros. 

En cuanto al contenido, teníamos claro que queríamos mostrar todos los entresijos de la modalidad reina de la caza en España: La montería. No solo centrarnos en la acción y los lances, sino en el ambiente, los personajes, los perros, diferentes maneras de organizar según zonas, curiosidades, lugares distintos, y mostrar todo tipo de monterías y batidas: sociales, entre amigos, comerciales, grandes, pequeñas, en fincas públicas y privadas, en cotos sociales, en abierto, cerrado, cercones… todo. 

Además de presentar el programa, aunque no soy un operador de cámara profesional, en el puesto siempre voy con una cámara y grabo los diferentes lances. Aunque las sensaciones son diferentes que con el rifle, disfruto grabando y cuando logro algún buen lance comparto la misma alegría que el cazador. 

Por otro lado, gracias al programa he conocido a muchísimos rehaleros, cazadores, monteros, orgánicos y cazaderos preciosos que no sabía ni que existían. He estado en monterías que no habría ido de otra manera y me ha dado una visión más global y completa de la actual montería española. 

En mi modesta opinión creo que tras 9 temporadas en antena y más de 60 programas emitidos, hemos logrado nuestros objetivos y estamos consolidados como el programa decano dedicado a la modalidad de caza mayor más practicada en España. Seguimos grabando por toda España, producidos y dirigidos desde hace cinco temporadas por Carlos y Enrique Coto (Geográfica Films). 

Personalmente estoy muy satisfecho con el resultado del programa y afortunadamente nos encontramos a muchísimos seguidores en las diferentes monterías que grabamos a los cuales les gusta el programa y nos animan a continuar. Actualmente estrenamos 14 nuevos programas cada temporada, y se emite diariamente durante todo el año en Canal Caza y Pesca. 


TC. Cuéntanos qué es Topo Safaris. 

PL. Presentar “De Montería” es una colaboración durante la temporada de caza. Mi profesión realmente es organizar y diseñar safaris y otros viajes de Naturaleza. Topo Safaris es la compañía de safaris fotográficos con sede en Kenya y Tanzania de la cual soy socio y fundador. Llevo casi 15 años organizando safaris. También organizo safaris de caza y llevo algunos destinos de caza internacional con mi marca “Expediciones y Safaris”. 

Gracias a mi trabajo he podido explorar muchos países de África y dominar algunos destinos como Kenya y Tanzania, recorrer al dedillo Parques como Serengeti o Masai Mara, tener contacto con tribus como los masai, samburu o hadza, y además poder cazar en esas tierras.

Tengo el privilegio de haber conseguido hacer de mis dos grandes pasiones, África y la caza, mi profesión. 


TC. Entrando en un aspecto más personal, muchas son las vivencias cinegéticas que ya has vivido, sabiendo que es difícil quedarse con una, relátanos esa que más te haya marcado en lo emocional. 

PL. Desde luego es difícil quedarse con una sola… quizá por un lado los más personales o íntimos pudieran ser las primeras experiencias, las primeras sensaciones que uno tiene, con mi padre o con mis amigos. 

Pero probablemente la más especial y sin duda muy emocionante fue acompañar a cazar a auténticos guerreros masai en la frontera entre Kenya y Tanzania. Es alucinante ver como se mueven por su territorio, como están adaptados y como son capaces de cazar con armas ancestrales tradicionales como su lanza o su rungu (maza). Caza en estado puro. Todo ello en plena sabana, con las emociones que solo África puede transmitir… Alucinante. 

También, por otro lado, el dedicarme a organizar caza internacional hace que disfrute mucho acompañando a clientes y amigos y pueda compartir con ellos sus experiencias y alegrías tanto como si fueran propias, y es que la caza es mucho más que apretar el gatillo. En ese sentido tengo muy buenos recuerdos también en África. 


TC. Muchos son los lances experimentados, ¿cuál es ése que siempre se te viene a la memoria? 

PL. Uno de los más especiales no es propio, pero siempre lo tengo muy presente. Fue en Namibia, en el primer safari de caza que hice con mi mujer. Hacía bastante calor al ser finales de octubre. Llevábamos todo el día detrás de los springbucks, y aunque el día anterior había tirado muy bien y cobrado un faco y una preciosa hembra de orix, después de varias aproximaciones complicadas falló tres veces y se puso algo nerviosa, hasta el límite de querer desistir. Yo le insistía en que no podía rendirse, y que además el springbuck era un animal que tenía una “sorpresa” que ella desconocía. 

Finalmente al caer la tarde y tras un rececho precioso, despacito conseguimos acercarnos y se puso a tiro un buen macho. Tiro largo perfecto. Un trofeo precioso, muy bueno, un macho muy viejo. Al acercarnos, el antílope tenía la crin de su lomo erizada durante unos segundos, dejando visible una glándula que huele muy dulce. Era la sorpresa que le tenía reservada a la cazadora. Poder vivir con ella esa experiencia y compartir las sensaciones de un momento así es algo indescriptible y un auténtico lujo. Aún recuerdo ese momento con muchísima emoción. 


TC. ¿Qué valor crees que representa la caza? 

PL. En mi opinión, la caza representa y transmite numerosos valores, tangibles e intangibles. Principalmente y sin ninguna duda, el amor y el respeto a la Naturaleza. A estas alturas es innegable que caza y conservación van de la mano, y el cazador es uno de los principales conservadores y cuidadores de la Naturaleza. Además hay muchos otros valores que transmite o se adquieren con la caza: responsabilidad, ética, solidaridad y empatía y compañerismo y amistad, entre otras. 

Entre los tangibles, gracias a la caza viajamos y visitamos lugares, ya sea dentro o fuera de nuestro país, que de otra manera jamás, ni por asomo, se nos habría ocurrido plantearnos ir. Por la caza llegamos a diferentes paisajes y ecosistemas en los cuales tenemos el privilegio de contemplar y acercarnos a fauna impresionante que nos hace soñar y que de otra manera ni siquiera conoceríamos de su existencia. Gracias a la caza contactamos con otras culturas, conocemos otras gentes de toda condición con los que nos une la misma pasión y con la que hacer nuevas amistades. La caza es patrimonio cultural del hombre, reúne tradiciones antiquísimas, su propio vocabulario, arte, gastronomía, una amplísima literatura, etc. Una herencia común en toda la humanidad, muy rica e importante de la que tenemos la responsabilidad de transmitir y conservar. 


TC. ¿Qué futuro crees que le depara a la caza? 

PL. Siempre que me preguntan esto digo que me niego a que en la caza “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Es curioso, pero si coges cualquier revista de caza de hace treinta y pico años, verás los mismos problemas que tenemos ahora y que seguimos sin resolver. 

Ni todo está tan mal ni antes estaba tan bien. Creo que el cazador actual, en líneas generales, está más preparado y concienciado que antes, respeta más las normas y conoce bien la ética y la idea que hoy tenemos de lo que es la caza. 

En España la caza goza de muy buena salud, vivimos en un país con una Naturaleza privilegiada y riquísima, que debemos luchar por cuidar y conservar. Además en un marco histórico en el que hay menos población rural y menos ganadería extensiva que nunca, por lo que hay más espacio para nuestra fauna salvaje. Todas nuestras especies cinegéticas (al menos hablando de caza mayor) están en expansión y con mayor densidad y calidad que nunca, algo en lo que creo que los cazadores tenemos mucha culpa y son medallas que debemos reclamar. 

Eso no quita que se puedan y se deban hacer las cosas mejor. Deberíamos hacer autocrítica y rechazar malas prácticas que entre todos permitimos y por otro lado seguir reclamando la unión que llevamos tanto tiempo implorando. En mi opinión la caza es un sector que necesita profesionalizarse y regularizarse, a todos los niveles: cazadores y guías, organizaciones, gestores, rehalas (al menos en parte), etc. Debemos unificar criterios y quedarnos con lo mejor de la caza social y de la caza comercial. Ni la una es siempre tan buena ni la otra es siempre tan mala. A veces deberíamos tener una visión más amplia y no siempre pecar de ser estrictamente puristas. 

En cuanto a los ataques que estamos recibiendo de la nueva corriente animalista y de la imagen de la caza en la opinión pública, creo que la mejor manera de capearla no es defendernos con insultos y poniéndonos a esa misma altura. Lo mejor es templar ánimos, exponer y dar nuestros argumentos, enseñar nuestros datos y nuestras razones. Escribir, seguir publicando y difundiendo. Ahí están las hemerotecas y los libros para demostrar la labor que hemos estado haciendo desde hace décadas y que los cazadores hemos sido los primeros en denunciar muchos problemas medioambientales y en contribuir a recuperar especies y ecosistemas. 

Afortunadamente los ecologistas y naturalistas serios nos dan la razón. En 2016 se ha publicado un informe fantástico de la UICN (Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza) defendiendo el papel de la caza y lo negativo que sería la prohibición de importación de trofeos legales para la conservación y protección de especies amenazadas. Nuestro objetivo ha de ser buscar que nos respeten, con la verdad y objetividad de nuestros argumentos en contra del desconocimiento urbanita. 



jueves, 25 de mayo de 2017

Plato

Solomillo de venado en hojaldre

Francisco Martínez, chef del Grupo Oter, nos deleita con su receta cinegética del mes de mayo.
Ingredientes:

- 250 g de solomillo
- una plancha de hojaldre
- sal
- pimienta
- salsa Perigordini
- Para la salsa (jugo de carne, champiñón)







Preparación:

- Preparado de salsa Perigordini (al jugo le agregamos el champiñón ya cocido y salteado)
- Salpimentamos el solomillo y lo sellamos en sartén
- Dejamos enfriar
- Estiramos el hojaldre, incorporamos el solomillo y pintamos con salsa
- Envolvemos el solomillo en el hojaldre
- Horneamos a 170ºC durante 12 minutos
- Guarnición al gusto




                                                                                                     www.territoriocinegetico.com


martes, 23 de mayo de 2017

Graba TC

Sección de vídeos cinegéticos proporcionados por seguidores de la web.
Envía tus vídeos a territoriocinegetico@gmail.com
 Vareto en montería



Doblete de palomas

lunes, 22 de mayo de 2017

Sala de trofeos

Envía tus fotos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com


Bonita foto de Fernando Montero

Corzo de Rocío Bueno

Miguel González
Foto enviada por Ángel Sánchez

Cochino de Dani Gómez

Igor Alkorta 

Doblete de Héctor Amor

Corzo de Rubén Suberviola


Montés de Raúl de Cárnicas DIBE
Korumultimedia


Eva Rius y su marido

jueves, 18 de mayo de 2017

Galería viva

Envía tus archivos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com

Espectacular perdiz al vuelo



Kassandra Fajardo

Vareto en montería, por Luis Cuevas

Primavera por Irene.N

Cierva escurriéndose

Senderos H&F

Vuelo del buitre negro por Irene.N

Jabalí entrando al comedero

Pareja de perdices, por Irene .N

Rocío Bueno



lunes, 15 de mayo de 2017

60" con Taiga

La empresa cañamerana, Taiga producciones audiovisuales, especialistas de filmaciones cinegéticas en abierto, nos proporciona esta espectacular sección. Un regalo de nivel para territoriocinegetico.com 





jueves, 11 de mayo de 2017

La picada

CD Pesca Kayak Marbella

(Sección de pesca)

Hoy conocemos a CD Pesca Kayak Marbella.

El Club de Pesca Kayak Marbella se funda en el año 2013 de la mano de un grupo de pescadores y amigos que provienen de distintas disciplinas, además de aficionados a la pesca en kayak, que por aquel entonces empezaba a popularizarse.

En una reunión celebrada en el Palacio de Congresos de Marbella se crean y aprueban nuestros estatutos y toma forma jurídica el club, con los votos de nuestros 25 primeros socios fundadores. En la actualidad somos más de 37 socios con unas edades comprendidas desde 18 años hasta 68 años.

Pese a su juventud el Club de Pesca Kayak Marbella ha tenido siempre una gran capacidad organizativa que nos ha llevado a promover importantes eventos en nuestra ciudad.

Hemos sido capaces de organizar con éxito tres importantes eventos. A nivel autonómico, el Campeonato de Andalucía de Pesca en Kayak 2015, desarrollado en la Playa del Cable. Meses después, y a nivel nacional, el que tuvo lugar en las Playas de San Pedro y el Primer Open de Pesca en Kayak Ciudad de Marbella 2016, que lleva el nombre de nuestra ciudad. Estos eventos han contado con la participación de numerosos pescadores llegados desde distintos puntos de nuestro país y han tenido un gran eco mediático, tanto en medios de comunicación locales como de cobertura nacional.

Desde el Club Pesca Kayak Marbella no paramos de movernos para seguir practicando nuestro deporte, para que nuestros asociados cuenten con una oferta variada de eventos a nivel competitivo, tanto federado como no federado.

En la actualidad estamos inmersos en la organización de II trofeo interclubes pesca en kayak 2017 (La semana Sol Marina) que se acaba de celebrar el día 30 de abril 2017, desde la playa del puerto de Cabo Pino, uno de los acontecimientos deportivos del año en la pesca desde kayak de ámbito nacional y muy importante a desarrollar en nuestras costas, y que es organizado tanto por el Club deportivo Peskayak Málaga y el Club deportivo pesca kayak Marbella, patrocinado por La Mancomunidad de municipios de la Costa del Sol Occidental y colaboración el Puerto Deportivo de Marbella. 




martes, 9 de mayo de 2017

Coto abierto

TUCIEX (Asociación de Turismo Cinegético de Extremadura)

Hoy sabemos más de TUCIEX (Asociación de Turismo Cinegético de Extremadura). Joven Asociación para el fomento y defensa del turismo cinegético de Extremadura.

Asociación que vio la luz hace unos meses. TUCIEX nace de la unión de todas aquellas empresas que están relacionadas con la actividad venatoria, entre las que se encuentran, hoteles, catering, orgánicos profesionales, propietarios de fincas, rehalas, empresas de seguro, cárnicas, cazadores... Frente a la necesidad de promocionar y defender este sector, decidimos aunar fuerzas y dar cabida en esta asociación a todas las empresas relacionadas con el sector. Los objetivos de la misma son: promover y defender el sector de turismo cinegético. Para ello, se cuenta con diferentes actuaciones que llevaremos a cabo, como es la apertura de mercados internacionales, dar a conocerlo en España, reuniones con las diferentes administraciones públicas para promocionarlo y subsanar algunas lagunas que existen. 

Desde sus inicios, cuenta ya con un elevado numero de socios y ha tenido una gran acogida en el sector. La mayor acogida recibida viene por parte de la Dirección General de Turismo que esta apostando claramente por el sector y quiere promocionarlo, siendo posiblemente la primera o de las primeras veces que una Dirección General apuesta por la caza y el turismo cinegético.

Extremadura genera al cabo del año, según datos proporcionados por la Federación Extremeña de Caza, más de 400 millones de euros y más de 90.000 jornales directos. Siendo estas cifras muy conservadoras, es un sector muy importante dentro de esta comunidad autónoma y que debemos impulsar. 

Por todo ello nació TUCIEX, para conseguir que el sector del Turismo Cinegético en Extremadura sea lo más fuerte posible y pueda ofrecer a los clientes que vienen a disfrutar de esta actividad el grado de excelencia merecido y que ofrece esta Comunidad Autónoma en este sector.

En breve, iremos anunciando los proyectos que iremos realizando, tales como el “I Congreso Internacional de Turismo Cinegético”, el cual se llevará a cabo en el marco de FECIEX; diferentes jornadas gastronómicas cinegéticas en diferentes puntos de la Comunidad, etc.

Para más información pueden contactar con: presidente@tuciex.com o al teléfono 686 996 647


jueves, 4 de mayo de 2017

Al toque de la caracola

Arruí en el Xorret de Catí.

(El relato del mes)

En ocasiones uno se adentra en la exploración de nuevos territorios con la idea de experimentar sensaciones cinegéticas desconocidas. El arruí, carnero de berbería, muflón del Atlás, introducido en Sierra Espuña allá por el año 1970, es una especie de escasa tradición venatoria en España. Su apretada localización, además de su todavía joven edad dentro de nuestro territorio, hace que este bóvido sea anónimo para muchos practicantes de la caza, aunque cabe destacar que la visión cada vez más aperturista de los recechistas, conjuntamente con el cuerpo que el cumplir de los años otorga como fiel solera a tan señorial animal, resulta un conocimiento mayor de este tan peculiar ungulado.

Dando palos de ciego, porque es reconocido y reconocible el desconocimiento del que escribe acerca de las entrañas del arruí, me dispongo a realizar un curso exprés sobre ubicación, modalidad, historia, comportamientos y demás sapiencias básicas del rojizo, ya que antes de apretar el gatillo uno debe saber el porqué de ello, mínima honra que se profesa a cualquier especie cinegética.

Mi historia con el arruí parte de muy atrás, ya que soy de los que aplico eso de la austeridad para el capricho, fruto de ello y después de un tiempo en el que como si de un preadolescente se tratase, o a día de hoy un exfumador, ninguno de los dos supuestos es mi caso, abro mi bote de las monedas y visualizo mi experiencia por la zona de Levante.

Una vez cuadrada la fecha y la tipología a abatir, una hembra adulta, sólo quedaba concretar la salida dirección a Petrer, municipio alicantino rico en arruís, o por lo menos eso nos comentó Vicent, persona con la intentaríamos mi cuñado y yo dar caza a la madre estos atractivos barbudos.

Con la noche todavía corriendo y apresurándonos hacia el punto en el que habíamos quedado para iniciar esta impredecible aventura, cargados de una incertidumbre por todo lo que rodea visitar un emplazamiento novedoso, acercarse a un animal lejano de tu día a día, además de esa responsabilidad de saberse único ejecutor del futuro lance.

Al conocer a Vicent, y una vez íbamos enlazando las clásicas conversaciones que todo cazador perpetra como carta de presentación, me llamó la atención lo categórico de su aseveración -"a las 9 el arruí está en el coche". Esta seguridad me hizo imaginar una desilusionante sencillez, barruntando muflones africanos por doquier.

La llegada a Petrer y la suma de un tal Pascual, buen conocedor de los itinerarios de la zona, no hacía más que profesar en mi mente distintas hipótesis para la jornada, facilidad, ignorancia, desconfianza, o recelo, algunos de los adjetivos con los que definir el extraño batiburrillo.


Desayuno en el clásico bar de cazadores del pueblo y al lío, con la reiteración ahora de Pascual -"como mucho a las 9 estamos aquí otra vez". Refrescando mi designio sobre las extraordinarias expectativas que se me presentaban, y guardándome esa intranquilidad del que como cazador sabe lo que es el rececho en abierto.

Los cuatro en el Land Rover en dirección a un cercano alto en el que según el guía iban a estar tan tranquilas las arruís, pero al asomar ni rastro de los rastros, sacando dos primeras conclusiones, la orografía denotaba la extrema dureza de estos animales, el secarral en el que campaban se erigía devastador muchos de los seres vivos que se venían a la cabeza, por lo que el horario tan halagüeño de conclusión se me antojaba laborioso. 

Con las mismas visitamos un almendral, por cierto, fabuloso para realizar un lance favorable, ya que lo expedito de esta especie de valle beneficia la incursión humana, pero los hipotéticos residentes de él no estaban por la labor de dar tanto ventaja.

Continuas entradas a distintas zonas donde se presumían avistar arruís, con la misma suerte, ¡dónde estarían ya las 9!

El calor de julio se hacía notar, las caras de Pascual y Vicent intuían inquietud del que se las prometía muy felices vendiendo la piel, no del oso, y mi cuñado... ¡Vaya debut!
Pascual indicó -"vamos a subir al Xorret de Catí".

A mí lo del Xorret me pareció una sensacional propuesta, aunque no tenía ni la menor idea si ese planteamiento nos otorgaría la posibilidad de disparar, pero me resultaba simpático poder coronar ese puerto que siempre he escuchado en la Vuelta Ciclista a España.

Después de una buena caminata y de disfrutar de un espléndido paraje, la siguiente candidatura fue la de hacer el tradicional almuerzo, ¡ya sabía yo que volveríamos al bar!

A vueltas con la arruí seguimos en su busqueda, horas y horas, kilómetros y kilómetros, entradas y entradas, sin vestigio alguno sobre tan ansiado animal. Algún senderista que nos indicaba ubicaciones que al asomarnos nos dábamos de bruces con la realidad, y poco más.

Vicent y Pascual manifestaban una sorda discrepancia, el primero partidario de abandonar Petrer para emplazarnos a otro coto -"pero tiene que ser ya", el segundo intentando dar cara a algún arruí para de este modo no perder el día. 

Aproximándonos ya a las siete de la tarde, hicimos una última intentona justo en el mismo sitio del inicio de esta diligente peripecia, cual sorpresa fue que se nos cruzaran dos hembras con un menor, -"dos hembras y un choto" -indicó Pascual. Avanzamos con el coche para así calmar el monte de ruido y aceleramos el paso hasta visualizar la hembra que no tenía cría. Sin olerse que estábamos con el punto en el codillo disparé, fallando mi propósito, a nadie se ocurriría aplicar todos los aumentos para un tiro de 30 metros. Era tal la calma de la que disfrutaba el campo, que el estruendo no espantó a los animales, sino que los asustó sin saber bien de donde procedía la amenaza, momento suficiente para repetir detonación e impactar con la presa.

La caza es una enseñanza diaria, el arruí introducido con fines medioambientales me ha demostrado su eficacia en los bosques, hoy intentan que éstos desaparezcan de los nuestros, flaco favor para nuestros campos, flaco favor para el arruí.



Manu.V







miércoles, 3 de mayo de 2017

Carta de la web

Tiempo corcero



Tiempo corcero, porque es tiempo de corzo ésta casi inexistente primavera.


Terminar de montear, dar una vuelta por Cinegética, para acto seguido ir en busca del duende del bosque.


Escuchar el ladrido bronco de este artiodáctilo, que aparece y se desvanece en la espesura como si del Tamariz de los montes se tratase. 
Poseedor de una elegante esencia de indescriptible definición. Bello, sublime, veloz, calificativos que se apresuran en una embrollada categoría.


Todos estos atributos no difuminan el más peligroso, la debilidad, porque el corzo es endeble, selectivo, territorial, y en la actualidad sufre una enfermedad con un peligroso descuido administrativo, la larva.

"La larva de las narices", todavía sin saber qué dimensión natural ejerce sobre los corzos, y si ésta es peligrosa para la futura subsistencia de la especie, bien no debe hacer, si pone de manifiesto una disminución en su calidad de vida, molestias respiratorias de quien habita donde no procede. 


Muchos serán los cazadores que abatan su corzo primaveral, unos cuantos experimentarán la sensación de que ese gusano coexiste con quien no corresponde.


Suerte a todos, suerte corzos.



Manu.V