lunes, 24 de julio de 2017

De barrera a barrera

 María del Pilar Sánchez Montero
Hoy en la sección "De barrera a barrera", conoceremos a María del Pilar Sánchez Montero, reconocida cazadora que nos relata cómo vive su pasión de mano de su rehala.

TC. Hola María, ¿de dónde te viene la afición por la caza?

MS. Mi afición por la caza no tiene fecha de inicio. Es algo intrínseco en todo mi ser, la caza ha vivido conmigo desde el día en el que nací. Toda mi familia practica la actividad cinegetica y siempre me han inculcado el amor por el campo y la caza.


TC. ¿Qué tipo de práctica cinegética realizas?

MS. Practico todas las modalidades que se precien. Durante la temporada voy todos los fines de semana de montería ya sea a puesto o guiando a mis guerreros. Cuando comienza la época de los recechos hago todos los que puedo. De vez en cuando voy a la menor, pero con mucha menos frecuencia que la caza mayor.


TC. ¿Cuál es la modalidad que más te apasiona?

MS. Sin duda alguna la montería española acompañando a mi rehala. No hay nada comparable con ver latir a mis valientes o poder vivir un lance con ellos.


TC. Sabemos que tienes rehala, cuéntanos un poco sobre ella.

MS. Mi rehala está formada por perros de raza Naveños. Es una raza autóctona de Extremadura, concretamente nació en el corazón de las Villuercas. El naveño lleva sangre de mastín, de podenco, de pointer y de azul de Gascuña. Son perros fuertes y grandes, pero no son de agarre, son resistentes a las inclemencias meteorológicas, tienen un latido inconfundible y un rastro brutal. Son perros nobles, de aproximadamente 50kg y poseen diferentes capas como negro y blanco, barcino y blanco o carbonero.


TC. La rehala es indispensable en la modalidad montera, muchas veces se nos escapa e incluso no valoramos el verdadero motor de nuestra pasión. ¿Nos puedes comentar, según tu opinión, cuál es el sentimiento general de los rehaleros?

MS. Creo que cada componente de la montería es importante para que la misma se desarrolle según las previsiones esperadas. Uno de los pilares fundamentales de la montería es la rehala, ya que si el número de canes no es el óptimo es difícil que el resultado final sea relevante o no.


TC. En una frase, define qué es para ti la rehala.

MS. Mi forma de vida, mi seña de identidad.


TC. ¿Nos puedes relatar el lance cinegético que más te haya marcado? 

MS. ... hay varios que relatar, pero el más reciente fue esta temporada. Escuche a los guerreros latir y llorar, por lo que me temía que algo pasaba. Corrí todo lo que pude hasta llegar donde estaban. Y me encontré con la sorpresa. Un venado agarrado por un perro y pegando a los cachorretes sin piedad. Me lo pensé poco, no suelo escatimar ni un segúndo cuando la integridad física de mis perros depende de ello. Acaricié al venado con mi cuchillo como pude para evitar que me cornease y termine así con el rey del monte.


TC. ¿Cuál es el valor que según tu criterio tiene la caza?

MS. El principal valor que posee la caza es el amor por el campo. Todo aquel que se llame cazador ama el campo y tiene respeto por las piezas abatidas.


TC. ¿Qué futuro crees que le depara a la caza?

MS. El mismo que hasta ahora, la caza nunca terminará, no solo dependen de ella miles de familias, sino que es necesario para el equilibrio de nuestro ecosistema.


María del Pilar Sánchez Montero para www.territoriocinegetico.com

jueves, 20 de julio de 2017

Plato

Esfera de frutos rojos

Francisco Martínez, chef del Grupo Oter, nos deleita con su receta cinegética del mes de julio.
 

Ingredientes:

- azúcar manitol (molde de silicona)

- helado de vainilla

- fresas

- frutos rojos

- chocolate líquido

- mango (jeringuilla para inyectar dentro de la esfera)







Preparación:

- moldear el azúcar manitol

- perforar con una púa la esfera

- inyectar con la jeringuilla el mango líquido dentro de la esfera















martes, 18 de julio de 2017

Graba TC

Sección de vídeos cinegéticos proporcionados por seguidores de la web.
Envía tus vídeos a territoriocinegetico@gmail.com

 Macareno y escudero cazando corcino



Ciervas y vareto en verano

lunes, 17 de julio de 2017

Sala de trofeos

Envía tus fotos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com

Sensacional muflón de Alberto Sancho
Cochino de Kassandra Fajardo

Gran jabalí el de Rocío Bueno

Triplete de Fernando Montero

Foto de Rocío Brocal



Percha de Miguel a la menor

Raquel con un bonito venado



viernes, 14 de julio de 2017

Galería viva

Envía tus archivos a nuestro correo territoriocinegetico@gmail.com

Podenco por Félix Sánchez
A la menor. Ángel Sánchez
 



Grabación marítima de Korumultimedia
Foto de Fco Javier Pérez Gutiérrez

Foto enviada por Bernat Botella

De montería con José Rodríguez Incera


Foto de Jaime Santos

Foto de Rubén Suberviola

En el puesto con Jesús A.P

Enviada por Francisco Arrebola

 
 

jueves, 13 de julio de 2017

60" con Taiga

La empresa cañamerana, Taiga producciones audiovisuales, especialistas de filmaciones cinegéticas en abierto, nos proporciona esta espectacular sección. Un regalo de nivel para www.territoriocinegetico.com 


     Rápido lance a jabalí en montería

miércoles, 12 de julio de 2017

La picada

Pesca de la Dorada desde Espigón

(Sección de pesca)

Toni Surfcasting nos cuenta los entresijos de la pesca de la dorada desde espigón. 

Como todo pescador, tenemos un pez que nos deleita por su belleza, su forma de luchar o simplemente por su dificultad a ser pescado, nos lleve a buscarlo en lugares y terrenos hostiles sin importar si ese día nuestros ojos queden maravillados al ver nuestro amado pez. 

La dorada, de la familia de los espáridos también conocida por los pescadores como peces de roca, es decir, peces que suelen comer en lugares y fondos rocosos aunque se suelen ver y pescar mucho por arenales. Su alimentación es muy variada; gusanos, peces, aunque este animal se decanta más por el sabroso y presentable marisco; muergos, mejillones, cangrejillos, erizos de mar... 

Lo mejor de la pesca, aparte de las capturas que podemos llegar a tener, está la compañía de amigos de afición, como por ejemplo, la que tuvimos esta pasada semana los miembros del G.S.P. Sanlúcar Fishing, un grupo de pescadores de Sanlúcar de Barrameda. Nos reunimos concretamente en el famoso y conocido Espigón de Tabacaleras en Cádiz. Una zona elegida por nosotros estratégicamente debido al fuerte temporal de viento que sufrimos estos últimos días.

Muchos de nosotros, por no decir todos los pescadores, nos gustaría saber exactamente dónde se encuentran los peces para así tener una mañana o noche con más actividad. Pero la dificultad de pescar la dorada nos hace luchar y perseguirla con más ganas e ímpetu como hicimos todos los compañeros de equipo en esta magnífica noche.

Si estamos pescando en un espigón, lo más normal es que dicho pez se acerque mucho a nosotros, ya que lo que busca son pequeños mejillones, algunas lapas o erizos o cualquier otro alimento que le valgan para saciar su apetito. En las primeras luces del sol de la mañana es su mejor hora para pescarlas pero como ya comenté con anterioridad, también podemos buscarla en noches al igual que en el día.

Desde que llegamos, la incertidumbre se apoderó de nosotros, mar revuelta, mucho viento, pero eso no era impedimento para empezar nuestra jornada de pesca y comenzar a tentar este pez.

Al poco rato ya se sucedían las picadas sin cesar: sargos, roncadores y algunas que otra mojarras nos hicieron divertirnos un gran rato con los amigos. ¡Qué gran momento y qué maravilla viendo cómo se movían todos nuestros punteros! Aún así, seguimos buscando nuestra reina sin dejar de entretenernos con los otros peces que mordían el anzuelo.

El cebo que fuimos utilizando fueron gusanos tales como el canutillo, americana, coreana, un poco de muergo licrado, cigalas y tiras de choco sucio de los cuales fuimos probando e intentar engañar con distintas técnicas a la dorada. Fue una salida de pesca nocturna y estos peces suelen dar la cara cuando el sol aparece pero no siempre es así; hay puntos y zonas dónde podemos buscarlas de noche. Solo tenemos que ir probando sitios y lugares e iremos descartando los que tuvimos menos actividad y ninguna señal del pez que andamos buscando. Aclarar que estos lugares no tienen una escasa actividad (claro está), solo que ese día por alguna causa ya sea el viento, la marea, o el simple clima no nos acompaña.

Ya era tarde, aguas claras y poco viento, fue ahí cuando decidimos poner empeño y por fin ya salió la primera con un gusano de canutillo bien presentado. Fue unos de los momentos el cual creímos que traeríamos tras nuestro aparejo, una simple mojarra pero su forma de cabecear, de luchar, de torcer la caña nos puso en alerta para darnos cuenta de que ya traíamos la primera. Toda una alegría que nos corrió por el cuerpo cuando vimos este hermoso pez fuera en la roca, con sus colores característicos que rápidamente capto nuestra atención.

La forma de localizarlas muchas veces no es la idónea, a veces preferimos ejecutar un lance bonito con nuestra caña, antes de hacer un lance preciso, es decir, lanzamos más sin darnos cuenta que el pez está cerca cuando realmente en un espigón podemos aprovechar su terreno.

La noche trascurrió con mucha actividad dando la cara numerosas doradas que devolvimos al agua, ya fue por sus tallas o porque vimos que el pez no tenía el porte y tamaño que andamos buscando; aún así no era excusa para decir que no estábamos disfrutando.

Fue pasando la noche, el sol aparecía y ya decidimos terminar nuestra jornada de pesca. Entre risas y bromas típicas entre amigos, mientras recogíamos nuestros bártulos, seguíamos comentando la gran noche que tuvimos hasta el punto de ponernos a pensar en cuando podríamos volver a salir de pesca, es lo que tiene este bello arte, cuando te adentras en el ya no se sabe cuándo se puede salir. 

Sin duda alguna, la dorada es la reina de muchos de nosotros, un pez que nos hace soñar, es algo que solo los pescadores entendemos. Solo nosotros sabemos la satisfacción que nos lleva tener una maravillosa dorada enganchada en nuestro anzuelo y que con su lucha por sobrevivir nos haga disfrutar como nada en el mundo. 


Toni Surfcasting para www.territoriocinegetico.com




martes, 11 de julio de 2017

Coto abierto

Mujeres por la caza

Conocemos a Mujeres por la Caza, entidad que mira hacia el futuro como relevo generacional necesario para la supervivencia de la tradición cinegética.

Mujeres por la Caza nace de la decisión de Jóvenes por la Caza, asociación sin ánimo de lucro a la que pertenece, para buscar la paridad entre la mujer y el hombre en el sector cinegético. Ambos movimientos buscan conjuntamente luchar por el relevo generacional en este ámbito, ya que sin presente no hay futuro, además de difundir la participación, igualdad y opinión de la mujer en la actividad cinegética.

El proyecto Mujeres por la Caza se creó el 21 de Noviemb

re de 2014 por decisión unánime de los miembros que por aquel entonces conformaban la Junta Directiva, presidida por Eduardo Pompa. Pero no fue hasta el 6 de Noviembre de 2015 cuando salió a la luz junto al actual presidente Pedro Luis López Díaz.

A día de hoy, en las redes sociales, Mujeres por la Caza es la entidad que mayor apoyo y seguidores recibe. Contamos con una página de Facebook con unos 50.000 seguidores, cuenta de Instagram y Twitter. No solo recibe seguidores de España sino también del extranjero, desde países americanos y europeos, por lo que nos consideramos un referente tanto a nivel nacional como internacional.

Mujeres por la Caza, tiene como fin “demostrar la importancia que ocupa la mujer en el ámbito cinegético” teniendo en cuenta que no le ha resultado fácil introducirse en este mundo, ya que la caza se ha considerado por mucho tiempo una actividad exclusivamente para hombres.

Este movimiento engloba a rehaleras, monteras, galgueras, arqueras, podenqueras… Cada día son más las mujeres que se interesan por esta afición y salen cada jornada al campo a disfrutar junto a sus perros de las frías mañanas de invierno o las cálidas temperaturas de verano, recechando tras los corzos o aguardando al jabalí.

Hay estudios, publicados por diversos medios, que revelan que la mujer ocupa un importante papel y que están mejor preparadas físicamente para cazar que los hombres. Por ejemplo, la fuerza y anchura del tren inferior las proporciona más estabilidad y equilibrio a la hora de disparar. La mujer cazadora es más capaz que el hombre de atender a cualquier movimiento. Estas publicaciones también aseguran que las cazadoras aguantan una posición inmóvil durante horas en un puesto de mejor manera que el hombre y que, a diferencia de los hombres que tienden a perder cinco veces más capacidad auditiva, ellas tienen mejor desarrollado el conducto auditivo.

Desde aquí, queremos animar a todas las personas, ya sean mujeres, hombres, mayores, jóvenes… a vivir un dia de caza, de cualquier modalidad, porque estamos seguros de que les va a enganchar; animando especialmente a la mujer, cazadora, aficionada, a hacerse un hueco en este mundo tan bonito como es el mundo de la caza y disfrutar de la naturaleza en su mejor manera.



A. López y R. del Amo para www.territoriocinegetico.com

lunes, 10 de julio de 2017

Al toque de la caracola

Corzo-concierto

(El relato del mes)

Posiblemente para los visionarios que interpretan los títulos como nota definitoria de cualquier texto, asocien el sonido del ladrido del corzo con la sinfonía orquestal. Nada más lejos de la realidad, cabe destacar que este juego de palabras, invade la simbiosis de la exclamación del duende con respecto a su armonía. Estar recechando de quieto y escuchar los acordes del cantante José Manuel Soto, es un hecho más que anecdótico y singular, vivencia para el recuerdo.

Databa mediados de junio, cuando una tarde de sábado a pleno sol extremeño, un servidor se predisponía a buscar una suerte esquiva en la mañana, pero esa es agua de otro molino que queda emplazada para otro próximo relato.

Bajar al bar después de la típica siesta en la que solo uno infería la experiencia matinal, y encontrarse con el amigo Jose Mari, ese que puede tener jugosa información de dónde habita algún cercano Capreolus capreolus, para sin ir más lejos exclamar -"ayer, sobre las 20:30, vimos uno debajo del alcornoque grande de al lado de la carretera". 

Como el culo mata la caza, refranete nada falto de veracidad, allí me dirigí. Tengo que asumir que estuve incrédulo toda la tarde sobre si lo que estaba haciendo daría resultado alguno, la cercanía que existía sobre la carretera, un par de recechistas que también optaron por la espera en mi zona, y la rocambolesca probabilidad de que el corzo pasase por allí, hacía que no fuera nada optimista en mi empeño, aunque como todo en caza...

La paciente estancia detrás de la malla que delimitaba las dos cercas dio tiempo para bastante, porque el inexistente transito animal solo era alterado por el escaso movimiento en la carretera que une Higuera de Albalat con Romangordo, y sobre todo por las pruebas de sonido que en este último municipio realizaba el cantante José Manuel Soto, la proximidad, silencio y ubicación amenizaban mi espera. 

A los pies de la sierra me hallaba, haciendo caso a Jose Mari, y barruntando que con el caer de la tarde se trasladase al agua que la montaña que proporciona. 

En el alto un movimiento de coche, sinónimo de abandono por parte de uno de los socios, y acto seguido otro a mi izquierda. La noche se iba haciendo presente y solo quedaba yo, las melodías de José Manuel Soto y quién sabe si el corzo que estaba dibujando durante toda la tarde.

Me di un tiempo, no más que el que el ya oculto sol podía proporcionar, la idea que el campo volviera a la calma por si alguno de los otros cazadores habían cargado de aire la zona.

Cansado ya de mi estancia, recogí los bártulos, salté la valla para abandonar el intento, cuando fue poner un pie al otro lado de ella y el bronco ladrido se manifestó, otra vez para atrás. Rápido, haciendo el mínimo ruido posible volví a acampar, el corzo más que mosqueado venía con las ínsulas del que no le gusta que husmeen en su zona, fugaz concierto de ladridos que empastaban con los acordes de Soto. La visión ya era residual, pero el corzo se iba a hacer presente breve, y así fue, su carrera se detuvo a unos 40 metros, los suficientes para meterlo en el punto de mira y disparar. Su extraño me hizo pensar que había impactado, pero su trayectoria siguió hacia la carretera, calculando a groso modo unos pitidos de un coche al paso suyo, o quizás estos fueran pertinentes para algún paseante. No sabía qué pensar, yo detrás de la valla, todavía sin saltar para ver qué podía haber pasado, el corzo en paradero desconocido, el soniquete sospechoso del coche y para más inri una llamada de mi padre, que estaba a la entrada del pueblo sentado con su quinto José y que habían escuchado el tiro. Momentos desconcertantes en los que uno alude a aquel fallido golpe de Estado "¡quietos todo el mundo!

Salté la malla y escuché como un coche se detuvo en la carretera, era mi padre con Mario, amigo que como en tantas siempre ha ido de caza conmigo, su "cantinela" era la que faltaba para hacer el coro más dispar que se puede imaginar. Ellos subiendo cerca arriba y yo intentando buscar la presa cerca abajo.

No se me olvidará jamás ver el corzo malherido, sin saber si este todavía tenía fuerzas para levantarse y tener que retroceder, para llamar a mi padre por teléfono avisando que no subiera, y así ejecutar otro disparo. Situación de locos, la noche, un corzo en mitad de una cerca, yo aproximándome, mi padre y Mario venga a hablar y cómo no, José Manuel Soto que seguía con su puesta a punto.

Fue mi primer corzo, de locos, ¡menudo concierto!



Manu.V




sábado, 1 de julio de 2017

Carta de la web

STOP incendios


Porque ni todos los caminos llegan a Roma, ni la misma se construyó en una hora, pero si hay que destacar, además de advertir, que es elocuente la infinidad de hectáreas en llamas año tras año. 

Motivos, muchos, el abandono de lo rural, el descuido administrativo hacia lo no rentable, pero sobre todo, lo insufrible y deleznable de aquel que prende lo que no ha aprendido como suyo, porque suyo es todo aquel ecosistema inimaginable.

Las pérdidas innumerables, cifras cuantitativas esquivas para con el medio, especies agonizantes por culpa de delincuentes impunes a la gravedad de su delito, algo dolorosamente inexplicable por la dificultad acusatoria. 

Basta ya de los más graves delitos que nos privan de la libertad, que es la misma de la omisiva de los seres habitantes en ese medio que es devastado por los asesinos medioambientales del siglo XXI.

Enumerar catástrofes evitables es asquerosamente repugnante, porque todo cerillero suscita lo cruel que quien no se sabe quien, y sí de quien se manifiesta vil y no se define como tal, porque crear gratuito dolor es una barrera tan lejana en la definición como condenable en lo social, además de lo legislativo.

STOP incendios, qué menos, los seres vivos lo merecemos.



 Manu.V